La aculturación de los pueblos ha provocado cambios, que influyen inclusive en lo medicinal; la gente ya no acude donde los yachaks (curanderos) o ya no conoce sobre las hierbas medicinales como sus padres o abuelos las conocían.

La OMS, Organización Mundial de la Salud, define la Medicina tradicional así ¨Es todo el conjunto de conocimientos, aptitudes y prácticas basados en teorías, creencias y experiencias indígenas de las diferentes culturas, sean o no explicables, usados para el mantenimiento de la salud, así como para la prevención, el diagnóstico, la mejora o el tratamiento de enfermedades físicas o mentales¨.

Esta definición de la OMS
¿Valida una creencia…?
¿Qué significa que las experiencias sean o no explicables….?

Suena a místico… quizás brujería. El mismo Hipócrates (469-399 A .C.), señaló en sus escritos ciertas observaciones acerca de los procesos de curación “Vix medicatrix naturae” o fuerza natural de curación∫ ¿Cómo pedirle a Hipócrates que lo demuestre? En los tiempos actuales, se lo catalogaría como brujo.

Tal vez, por esto, es que muchas personas de mala fe, se aprovechan de este vacío, para ofrecer sus servicios curativos. Fácilmente podemos encontrar artículos de prensa escrita, internet, incluso redes sociales, acerca de denuncias sobre charlatanes que, haciéndose pasar por curanderos, desprestigian el saber de la medicina autóctona. A lo anterior, sumemos que estos conocimientos, al no contar con un reconocimiento formal académico, no tienen las herramientas para validarse.

¿Cómo mejorar esta realidad a futuro?

Quizás cuando la mayor cantidad de información técnica, esté al alcance de todos los involucrados en el rubro de la salud. En este sentido, la revista PhytoCiencia, busca ser un real apoyo y posicionarse como un medio de comunicación con bases técnico – científicas; de esta forma, queremos aportar a la sociedad con datos reales de fitofármacos, biotecnología, plantas medicinales y alimentación funcional, a través del análisis y revisión de artículos de estudios clínicos, fitoquímicos, etnobotánicos, bioquímicos, etnofarmacológicos.