Henrietta Lacks, perteneció a una familia humilde, cuyo verdadero nombre era Loretta Pleasant, nació el 1 de agosto de 1920 en Roanake, Virginia, Estados Unidos de América, su madre Eliza Lacks Pleasant, su padre Johnny Pleasant.

Al morir su madre, cada hermano fue enviado a vivir con diferentes familiares, Henrietta tenia cuatro años, en ese entonces llegó con su abuelo Tommy Lacks y su primo David Lacks de casi nueve años. Las condiciones de pobreza les obligaron a trabajar a temprana edad, Henrietta estudió hasta sexto grado, mientras David solamente hasta cuarto grado. Nadie podría haber imaginado que este par de niños, a futuro contrajeran matrimonio. Al pasar de los años ellos tuvieron cinco hijos, Lawrence, David Jr., Gladys , Joseph , Deborah.

En el transcurso de un año Henrietta, experimento dolores en su útero; dato, que únicamente conocían sus primas Margaret y Sadie; sospechaba que era consecuencia del parto de su hija Deborah que se había adelantado, o por causa de que su esposo David Lacks quien había teniendo tratamientos de enfermedades venéreas. No tomó mucha importancia de estos dolores y siguió su vida normalmente.

A los cuatro meses de dar a luz a su quinto hijo, empiezan las molestias más frecuentes con sangrados fuera del tiempo de su ciclo menstrual, esto le asusta a Henrietta y en la bañera al tocar su vagina, palpó algo duro. Asustada se dirigió a su médico de cabecera, el cual pensó, que era sífilis, pero las pruebas resultaron negativas; ante esto, le recomienda dirigirse al Hospital Johns Hopkins uno de los mejores del país, único hospital que atendían sin discriminación de raza negra. Al llegar al hospital, fue atendida por el ginecólogo interno de guardia Dr. Howard Jones, quien revisó su historial clínico, verificando que tenia varias afecciones vaginales y otras enfermedades que nunca fueron tratadas. Este médico, identificó el tumor e inmediatamente tomó una muestra del cuello del útero, para enviarlo al área de patología del mismo hospital.[1] El examen realizado, reveló una lesión de color morado, con un diámetro de 2.5 centímetros, parecida al tamaño de una moneda de veinte cinco centavos.

En los meses siguientes Lacks fue tratada con radioterapia, un tratamiento común para estos tipos de cáncer en 1951.

Pero su condición empeoró y los médicos del Hospital Hopkins la trataron con antibióticos, pensando que su problema podría complicarse por una enfermedad venérea (tenía neurosífilis y presentaba gonorrea aguda). Con un fuerte dolor y sin mejoría, Lacks regreso al Hospital , demandando ser admitida el 8 de agosto.


Una de las tantas muestras de tejido que le fueron tomadas, llegó el 8 de febrero de 1951 a manos del Dr. George Otto Gay, quien buscaba incansablemente crear una línea de ‟células inmortales ″(es decir que se dividan continuamente).

 

Finalmente, Henrietta muere el 4 de octubre de 1951, por insuficiencia renal, a la edad de 31 años. Pero sin que sus familiares lo supieran, las células de Henrietta que estaban en el laboratorio del Dr. Gey llevaban nueve meses multiplicándose.

El Dr. Gey, nombró a estas células como HeLa en memoria a Henrietta[1]. Células que desde ese entonces son usadas como cultivo celular, en los últimos 60 años en infinidad de proyectos, desde la creación de la vacuna contra la poliomielitis, hasta el análisis de las telómeras y la telomerasa, como fuentes de inmortalidad en las células malignas, siendo uno de los cultivos celulares más conocidos en biología molecular. [2]

 

By National Institutes of Health (NIH) [Public domain], via Wikimedia Commons
El material genético de Henrietta seguía propiciando importantes avances en diferentes áreas incluyendo vacunas y tratamientos de fertilidad y de cáncer, siendo objeto de más de 75.000 estudios. Pero, mientras el genoma llamado «HeLa» sirvió de base para la multimillonaria industria biotecnológica, los familiares de Lacks nunca recibieron nada de las riquezas generadas por la llamada «línea celular inmortal».

By National Human Genome Research Institute (NHGRI) from Bethesda, MD, USA (Henrietta Lacks (HeLa) Timeline) [CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0)], via Wikimedia Commons
Sus parientes se enteraron no sólo de que le habían extraído células a Henrietta, sino que además las habían enviado a laboratorios de todo el mundo. [3] Hace no mucho tiempo, a principios del 2013, el Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos ha negociado con la familia Lacks, con la tercera generación, y ha llegado a un acuerdo para que tengan por lo menos información de lo que se hace con las células y en la actualidad, con el genoma de Henrietta, que también es de la familia Lacks.[4]

Este acuerdo se fundamenta, que cualquier dato que se publique sobre el genoma de HeLa tendrá que pasar por un comité del organismo estadounidense en el que habrá dos miembros muy especiales: David Lacks, nieto de Henrietta, y Veronica Spencer, bisnieta de la famosa paciente. Ellos también participaron en la rueda de prensa en la que, por cierto, aclararon que no han recibido ninguna compensación económica por su participación en este asunto.[5]

HeLa Cells from Radiolab on Vimeo.

 


[1] Rebecca Skloot. La vida Inmortal de Henrietta Lacks. 
https://books.google.com.ec/books

(2)Angulo Eduardo. (2014).
El caso de Henrietta Lacks .Cuaderno de Cultura Científica. 
Recuperado de 
http://culturacientifica.com/2014/10/06/el-caso-de-henrietta-lacks/

(3) BBC. (2010.)The Undead Henrietta Lacks And Her Immortal Dynasty. 
Recuperado de 
http://www.bbc.co.uk/blogs/adamcurtis/entries/cc9e5db9-5b2f-3297-bb17-dbc119c4ad8d

(4) BBC. (2010.)The Undead Henrietta Lacks And Her Immortal Dynasty. 
Recuperado de http://www.bbc.co.uk/blogs/adamcurtis/entries/cc9e5db9-5b2f-3297-bb17-dbc119c4ad8d

(5) Angulo Eduardo. (2014).El caso de Henrietta Lacks .
Cuaderno de Cultura Científica. 
Recuperado de http://culturacientifica.com/2014/10/06/el-caso-de-henrietta-lacks/

(6) El Mundo. Unidad Editorial Información General (2013). 
Recuperado de 
http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/08/07/oncologia/1375893662.html